Este diciembre, el diario El País publicaba una noticia[1] en la que aseguraba que los grupos CaixaBank, Lazora y Blackstone eran “los mayores caseros de España”. Entidades financieras como CaixaBank-Building Center y el Banco Santander, fondos inmobiliarios como Lazora y fondos de inversión como Blackstone son los grandes tenedores de vivienda en España. Son grupos empresariales que entienden la vivienda como un producto financiero carne de especulación y no como un bien común que debe ser administrado políticamente pensado en el bienestar de los ciudadanos. Si España hubiera estado gobernada por políticos de verdad y no por sumisos corderos, a estas empresas debieran haberle inscrito en los frontispicios de sus sedes en España, para que no lo olvidaran, párrafos como éste:

“Todos los españoles tienen derecho a disfrutar de una vivienda digna y adecuada. Los poderes públicos promoverán las condiciones necesarias y establecerán las normas pertinentes para hacer efectivo este derecho, regulando la utilización del suelo de acuerdo con el interés general para impedir la especulación. La comunidad participará en las plusvalías que genere la acción urbanística de los entes públicos Seguir leyendo “Claro y en botella. Podemos debe volver a ponerse “enfrente””