Buscar

Zona de Ruptura

mes

mayo 2017

Los soldados a casa

La cara de Carmona durante la rueda de prensa de Susana Díaz

Jose Luis Rodríguez Zapatero ganó las elecciones generales en 2004 en el terrible contexto de los atentados del 11-M en Madrid. El Partido Popular hizo un cálculo electoral acertado y tomó una decisión terrible que marco su derrota. El cálculo era que si se sabía que el atentado tenía origen yihadista la gente haría uso de sus conocimientos básicos de aritmética, y concluiría que la bomba nos la pusieron por la participación de España en la guerra de Iraq. La decisión terrible fue que el gobierno de Aznar se atrevió, para evitar la conclusión anterior, a mentirnos de manera miserable, insultando con ello no sólo a nuestra inteligencia sino a la dignidad de nuestros muertos, asegurando que el atentado había sido provocado por ETA. El PP perdió estas elecciones no porque nos metiera en Iraq y de ahí se derivara el atentado terrorista, sino porque nos metió en la guerra de Iraq en contra de lo que pensaba toda España y cuando nos pusieron las bombas, encima, nos escupió en la cara, con sus falsedades, el desprecio enorme que sienten por la sociedad en su conjunto.

Seguir leyendo “Los soldados a casa”

Lo quiero muerto hoy

Cuentan las malas lenguas que, en la víspera del Comité Federal que defenestró a Pedro Sánchez , éste envió a una de sus partidarias, la secretaria general del PSOE en Baleares, Francina Armengol, para pactar un sometimiento claro de Pedro Sánchez a lo que dijeran los jerarcas del partido a cambio de mantenerse en la Secretaria. Susana Díaz le contestó a Armengol: “Oye Francina, veo que no te has enterado. Yo a éste lo quiero muerto hoy”.

De ser cierta esta anécdota, que desde luego es bastante plausible, se desprenden dos cosas, interesantes si reflexionamos sobre ello a tenor del resultado de las primarias del PSOE, en las que el muerto Sánchez no sólo ha resucitado, sino que ha recuperado la corona, y a lo grande, ya que, contra todo pronóstico, no solo ha vencido a Susana Díaz, sino que ha superado el 50% de los votos. Más de diez puntos por encima de la representante preferida por el establishment socialista y buena parte de la derecha política y mediática.

Seguir leyendo “Lo quiero muerto hoy”

La deshonestidad intelectual de Elena Valenciano

Uno de los peores pecados que puede cometer  un representante político es el de la deshonestidad intelectual. Puedo comprender que por razones de estrategia política se utilicen determinadas artimañas del lenguaje, subterfugios retóricos, circunloquios argumentativos. Puedo entenderlo, aunque prefiero políticos que hagan el menor uso de ello.

Lo que me resulta insoportable, y lo que es más importante, muy peligroso para la calidad de nuestras democracias, es ese tipo de deshonestidad intelectual que tiene como único objetivo tender redes de engaño y que, de manera no confesada, parte de la premisa de que el personal es absolutamente imbécil e incapaz de pensar por sí mismo. Esto es muy preocupante, porque estamos hablando de la gente que nos “representa” en función de su cargo público. Y que alguien nos “represente” es algo muy serio. Porque un representante público es el portador de un determinado “poder” cuya cristalización es el resultado de innumerables luchas sociales. Ese poder se llamar “poder del pueblo”, e hizo falta mucha sangre para que lograra instaurarse como fundamento último de la legitimidad de nuestros representantes.

Seguir leyendo “La deshonestidad intelectual de Elena Valenciano”

El PSOE está “malito”

Provengo de una familia de extracción humilde que se partió el lomo en la Andalucía de la posguerra para sobrevivir. Mis abuelos maternos por ejemplo son del barrio popular sevillano de Triana, como Susana Díaz. Mientras mi abuelo hacía carne presente la sentencia bíblica de “ganarse el pan con el sudor de la frente” haciendo pozos en las fincas de los señoritos terratenientes, a los que les robaba, y a mucha honra, todas las naranjas que podía para después repartirlas por el barrio, mi abuela hacía lo propio cosiendo, a escondidas de su marido, porque en esa España oscura, aterrada y hambrienta que comandó Franco, el trabajo de la mujer era concebido como un oprobio. La generación de la posguerra en España aprendió las técnicas básicas de la supervivencia a base de trabajo informal en durísimas condiciones, con salarios de miseria, cartillas de racionamiento, un miedo terrible a la Guardia Civil y a la Brigada Social (nuestra particular Gestapo), y agachando la cabeza, apretando los dientes, ante los vencedores de la guerra, aquellos que habían destruido la democracia y cuyos descendientes hoy nos gobiernan.

Seguir leyendo “El PSOE está “malito””

7 notas sobre Mayo

1.- Mayo está que arde. El primer dato del mes se anunciaba ya en el barómetro del CIS de febrero. Casi un 40 por ciento de la población española interpretaba como insoportable el nivel de corrupción del país. En el barómetro de marzo, último disponible cuando escribo estas líneas, el porcentaje ha subido a un 44,8% y todavía los españoles no nos habíamos enterado de la “Operación Lezo”. Si combinamos este dato con el hecho de que casi 8 de cada 10 españoles opinan que el paro es el principal problema (72,2%), y más de 6 de cada 10 consideran que la situación económica del país es mala o muy mala (60,7%), siendo un 78,4% los que consideran que la situación es igual o peor que hace un año, uno no puede más que concluir que se está alimentando de nuevo el run-run de la indignación. Sobre este telón de fondo de la opinión ciudadana, la triple noticia de la imputación de Ignacio González, la caída de Aguirre y la polémica en torno a la figura del jefe de la fiscalía anti-corrupción, Manuel Moix, es pura gasolina. Seguir leyendo “7 notas sobre Mayo”

Podemos lo ha vuelto a hacer

La puesta en escena es impresionante. En la mayoría de los medios se reproduce una foto en el que caminan juntos, con paso firme, los representantes de Unidos-Podemos, En Comú Podem y En Marea. Una imagen de fortaleza coral que transmite claramente la siguiente idea: nosotros somos colectivo, nosotros somos la calle; nosotros no somos como todos estos que nos rodean. Nosotros estamos enfrente. El mensaje está claro, es durísimo y enuncia con perspicacia y perspicuidad una realidad que todo el mundo conoce pero que casi nadie nombra en el Parlamento: España está en  “estado de emergencia democrática”.

Seguir leyendo “Podemos lo ha vuelto a hacer”

Crea un blog o un sitio web gratuitos con WordPress.com.

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: