1.- El derecho al voto, como la misma democracia, es una conquista social. No es un regalo cedido por las élites a un pueblo sumiso, pasivo y balbuceante. Es un derecho arrancado de las ávidas manos de los poderosos. Costó siglos de organización, reivindicación y resistencia; costó miles de huérfanos, torturas, cárcel, palizas, violaciones, asesinatos, ajusticiamientos, fusil en mano, con garrote vil, a guillotina. Esta conquista social es además un invento muy reciente, más aún si tenemos en cuenta que su verdadera universalidad sólo llega con la inclusión de las mujeres y las minorías étnicas. Nadie nos ha regalado nada, y aquello que se conquista sólo se mantiene si se defiende. Siempre es posible la vuelta atrás, la involución, la pérdida de posiciones. Y estamos en una época donde es precisamente esto lo que está en juego. Por eso hay que votar el 28 de abril a quienes defienden la democracia.

Seguir leyendo “Cuatro razones para votar el día 28”

Anuncios